Derecho Romano II | Fuentes de las obligaciones

Las fuentes de las obligaciones son los hechos jurídicos de donde emanan las mismas obligaciones.

Gayo: Son dos las fuentes de las obligaciones: El contrato y el delito.
Las obligaciones que nacen del contrato, el acuerdo de voluntades sancionado por el Derecho Civil, pudiendo manifestar estas voluntades mediante palabras o por escrito, por la entrega de una cosa o por medio del consentimiento.
Las obligaciones que nacen del delito, no se agrupan en varios géneros sino que formarán a uno solo.

En el Digesto, Gayo amplía la clasificación de las fuentes de las obligaciones, incluyendo los que corresponden a “otro tipo de causa”.
Justiniano las clasifica así:

- Las que nacen de un contrato. Acuerdo de voluntades entre varias personas que tienen por objeto producir obligaciones civiles.

Las que nacen de un cuasicontrato. Parecida al contrato, pero carece del consentimiento de los sujetos.

Las que nacen de un delito. Hecho contrario al derecho y sancionado por la ley.

Las que nacen de un cuasidelito. Hecho ilícito no clasificado entre los delitos.


OTRAS FUENTES DE LAS OBLIGACIONES

Los pactos. Es el hecho de que dos o más personas se pongan de acuerdo respecto de un objeto determinado, sin que exista formalidad de por medio.
Se dividen en:

- Pactos Nudos.

- Pactos Vestidos.